Emergencias 2334-5955   |   Síganos en:  

Noticias

6 Pilares de la Salud Cerebral

Fecha: 4 de Abril 2,019.     
Autor: Hospital Herrera LLerandi


El Cerebro... uno de los órganos más poderosos que trabaja incansablemente para ti las 24 horas del día y los 7 días de la semana.

Tu eres tu cerebro, Sin él, no hay pensamientos, emociones, movimiento o memoria.

1. Mantente activo

Haz 4 tipos de ejercicio para la salud del cerebro.
3-5 sesiones a la semana de:
Ejercicios aeróbicos, de fuerza, flexibilidad y equilibrio.

¿Por qué?
Las personas que se ejercitan regularmente tienen un menor riesgo de desarrollar enfermedades como Alzheimer.

¿Cómo me ayuda?
Mejora el flujo sanguíneo y la memoria.
Estimula cambios químicos que mejoran el aprendizaje, el estado de ánimo y el pensamiento.
Reduce el estrés.
Mejora la calidad del sueño.

2. Ejercita tu cerebro

Úsalo o piérdelo. Encuentra algo que te guste, ya sea juegos tradicionales o en línea, un nuevo pasatiempo o habilidad, o toma clases. Las actividades que son novedosas ayudan a tu cerebro a crear nuevas conexiones neuronales y fortalecen las existentes.

¿Por qué?
La actividad mental es igual de importante como el ejercicio físico para mantener tu cerebro en forma y saludable.

¿Cómo me ayuda?
Puede mejorar el funcionamiento.
Puede promover el crecimiento de nuevas células cerebrales.
Podría disminuir la posibilidad de desarrollar demencia.

3. Dieta Mediterránea

Aunque necesita más investigación científica sobre todo lo que incluye esta dieta, sabemos que tiene beneficios potenciales como:
Cocinar comida hecha en casa.
Alimentos como: frutas y verduras, pescado (nueces, semillas de lino y soja) y granos enteros. Los huevos (con moderación), el chocolate oscuro, las especias, el café o el té, entre otros.

¿Por qué?
Tú eres lo que comes. Los alimentos ricos en antioxidantes pueden ayudar a defenderse de los efectos dañinos de la oxidación del estilo de vida y los factores ambientales que dañan el cerebro a medida que envejece.

¿Cómo me ayuda?
Te puede mejorar el flujo de sangre al cerebro.
Te puede ayudar a reducir la inflamación que daña el cerebro.
Conserva la memoria.
Potencialmente disminuye el riesgo de enfermedad de Alzheimer.

4. Pasa tiempo con otros

Mantente conectado.
Aprecia a tu familia y amigos que tienes pasando tiempo con ellos.
Intente ser voluntario o unirse a un club.

¿Por qué?
Los estudios muestran que aquellos que tienen mayor interacción dentro de su comunidad, tienen una tasa más lenta de disminución de la memoria.

¿Cómo me ayuda?
Te brinda fuentes de apoyo.
Reduce el estrés.
Combate la depresión.
Mejora la forma en que piensas y percibes la vida.

5. Duerme bien

Una rutina saludable es crucial para poder descansar, mantenga su dormitorio a oscuras, no use aparatos electrónicos y desarrolle un ritual relajante a la hora de acostarse.

¿Por qué?
Dormir bien ( 6 horas o más) y controlar el estrés son hábitos que pueden ayudarte a mantener tu cerebro joven y ágil en tus años dorados. La perturbación del sueño debe ser investigada por su médico.

¿Cómo me ayuda?
Te energiza.
Mejora tu humor.
Estimula el sistema inmunológico.
Puede reducir la acumulación de una proteína anormal llamada placa beta-amiloide, que es asociada con el alzheimer.

Recuerda: siempre tendrás estrés. Es la forma de reducirlo y administrarlo lo que marca la diferencia.

6. Controla riesgos

Debes mantener una presión arterial y un peso saludables, toma los medicamentos según lo prescrito, reduce el consumo de sal y azúcar, manténte activo, conectado socialmente y positivo. Busque ayuda si está deprimido.

¿Por qué?
Muchas condiciones médicas comunes están vinculadas a la disminución de la función cerebral.

¿Cómo me ayuda?
Tener sobrepeso te hace propenso a desarrollar diabetes y los diabéticos tienen un riesgo mucho mayor de padecer demencia.
La hipertensión puede causar daño estructural en el cerebro y convertirse en deterioro mental.
El colesterol alto aumenta el riesgo de desarrollar demencia.
Las lesiones moderadas a severas en la cabeza aumentan el riesgo de demencia.
La depresión se asocia con un mayor riesgo de enfermedad de alheimer.
Los fumadores tienen 2 veces más riesgo de desarrollar la enfermedad de alzheimer que las personas que no fuman.